sábado, 10 de octubre de 2015

Bunge: El conocimiento científico





El conocimiento científico, al pertenecer al mundo circundante de la ciencia, debe presentar algunos criterios que lo demarcan de tipos de conocimientos. Bunge (1959) ha señalado, en una profunda reflexión, algunos de estos parámetros. 

El conocimiento científico es fáctico: empieza marcando y describiendo los hechos independientemente de su valor emocional o comercial.

El conocimiento científico trasciende los hechos: aparta hechos y genera nuevos, y los detalla. El sentido común parte y se restringe de los hechos, mientras el científico no se limita a ellos por el contrario va más allá, para explicar a través de la racionalidad. Así, va seleccionando de acuerdo a su criterio, lo que considera relevante, y poder producir teorías o hipótesis acerca de la realidad del mundo.

El conocimiento científico es claro y preciso: sus problemas son diversos, sin embargo sus resultados son precisos. A pesar de provenir del sentido común, evita en la medida posible, errores y ambigüedades a partir una técnica única, para medir, registrar fenómenos y mejorar su precisión, por lo tanto es fiable.

El conocimiento científico es comunicable: expresable a la sociedad. El lenguaje científico es abierto para todo aquel con adiestramiento para comprenderlo.  

El conocimiento científico es verificable: en efecto debe aprobar el examen de la experiencia. 

El conocimiento científico es metódica: sigue un método falible planeado, el investigador de ciencia, avanza según las reglas y leyes eficaces.   

El conocimiento científico es sistemático: es un sistema de ideas interconectadas lógicamente. 

El conocimiento científico es general: ubica los hechos en pautas generales. El investigador se encarga del hecho particular en la medida en que este es parte de un caso de una ley. 

El conocimiento científico es legal: busca leyes de la naturaleza, y, de la cultura y las aplica. Así, inserta hechos singulares en pautas generales. 

El conocimiento científico es predictivo: transciende el mundo de los hechos de experiencia, pensando cómo pudo haber sido en el pasado y cómo podría ser en el futuro. De allí, es eficaz debido que prueba y contrasta hipótesis. La predicción científica, en contraste con la profecía, se funda sobre leyes e informaciones específicas fidedignas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario