lunes, 2 de enero de 2017

Una palabra



         En algunas situaciones excepcionales algunas palabras han actuando como factores de selección natural. La vida de una persona ha dependido de su capacidad para pronunciar una palabra. Durante las Vísperas Sicilianas (1282) en Palermo estalló una revuelta contra los franceses, que habían ocupado la ciudad. Al parecer, un soldado francés cacheó a una muchacha y se propasó bastante, lo cual encolerizó a los parientes de la chica, que observaban la escena. Según la leyenda popular, este episodio desencadenó el levantamiento que terminó con la expulsión de los franceses. Para los historiadores modernos fue más bien un episodio de la lucha entre los aragones y los Anjou por el control de la isla. Los sicilianos, para identificar a sus enemigos, les hacían pronunciarla palabra italiana ceci (garbanzos). A muchos franceses les costó la vida al no poder pronunciarla. En la biblia (Jueces 12: 5-6) hay un episodio muy parecido, en el que la gente de Gilead distinguía a los componentes de la tribu de Efraín, enemiga suya, pidiéndoles que pronunciaran la palabra shiboleth. Quien pronunciaba shibolleth era asesinado. ¡Habrá que pensarse lo de ser políglota!
Luca y Francesco Cavalli-Sforza

Tomado del libro: ¿Quiénes somos? Historia de la diversidad humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario