miércoles, 11 de febrero de 2015

Breve opinión. Formación integral


La globalización se ha marcado como una tendencia para señalar los aspectos y características del perfil del egresado en las distintas Universidades, donde se quiere lograr obtener resultados en cuanto a un ciudadano integro, con valores, competencias pertinentes, objetivo y con pensamiento critico, de esta forma alcanzar una armonía y un desarrollo viable para un país con una mirada hacia el futuro. Comprendiendo que estudiantes se dirigen a una Educación superior para desarrollar una formación académica en algún área  de estudio.  

Orozco (1999) en su libro “La formación integral. Mito y Realidad” nos plantea una serie de limitaciones que están en todo momento en el desarrollo de los de estudiantes Universitarios, indicando de igual forma la responsabilidad de la Universidad para egresar estudiantes con pensamiento sólidos. Es decir capaces de lograr la practica de la labor de su trabajo,  entendiéndose esto como el ejercicio del trabajo al finalizar su carrera universitaria; críticos y objetivos hacia el mundo exterior, acá me refiero a los eventos de importancia social o política que transcurren dentro y fuera de la institución universitaria a su vez hacia una visión del país y el mundo, en esta instancia el despliegue del estudiante al ingresar a la Universidad  se encuentra con vacios, para poder lograr estos objetivos o alcanzar reflejar éstas competencias  (exceptuando algunos casos) en este punto comparto opinión con Orozco, donde me lleva a preguntar ¿qué tipo de formación nos brinda la Universidad?



Según este Autor en la Universidad el problema, puede estar presente en los medios para cumplir su resultado, que seria un ciudadano con una cosmovisión crítica y objetiva. Dentro de los mencionados por dicho autor destaco en el plano Universitario donde se desarrolla el estudiante, “lo racional parece distinto a lo humanístico”, para Orozco (1999) en el mundo esta distinción no debe existir de forma remarcada, ya que en palabras de él “sólo desde la perspectiva de la razón y su despliegue recibe fundamentación el espacio de lo práctico, espacio en el que se inscribe el interés por lo humanístico y su valor formativo”, así como en su momento el gran artista Salvador Dalí, le despertaba con ansias los aspectos de la ciencia, pidiendo libros de esta área en específicos de Fisica, para inspirar la realización de sus obras. Aunque en la institución Universitaria esta distinción no existe solo es aparente, en el convivir en el caso de LUZ (Universidad del Zulia) pareciera existir esta demarcación entre algunos estudiantes, vale destacar nuevamente que es no es factible, porque no ayudaría al desarrollo de una formación integral en ellos.

En esta misma vertiente de ideas surge el aspecto intelectual donde Orozco (1999) indica “el desarrollo cognitivo no lleva consigo un crecimiento moral”, acá tomando como referencia aspectos relevantes en la segunda guerra mundial, momento el cual científicos del lado Nazi elaboraron un gas toxico para combatir a sus contrincantes y eliminar judíos. Un ejemplo algo drástica pero mantiene la esencia de la idea, en este punto parte la ética de las personas, en el caso de los estudiantes universitarios, la cual debería estar presente durante todo su formación académica, y como un fundamento axiológico presente en el currículo deberá “emparar” a todo estudiante para ser mas integro consigo mismo y en la sociedad.

En cuanto a la Formación Orozco (1999) comparte opinión de Gadamer, indicando que el desarrollo de la persona va hacia un “hombre culto” destacando esto al margen del individuo, asimismo señala al “proceso” para explicar de mejor forma la esencia de una formación estudiantil o de cualquier persona, ya que éste va más relacionado a la formación, por lo que no se refleja como algún resultado por obtener. Quiero decir que va paralelamente con el individuo.

A modo de consideración final, el autor destaca dimensiones como ético moral y sensibilidad o tacto artístico señalando como un “proceso inacabado”. En este mismo contexto la formación integral esta asociada al ámbito de la practica educativa donde el estudiante es autónomo y se complementa en una sociedad. En este orden de ideas se enriquece en la universidad,  durante su desarrollo hacia el pensamiento crítico, para tener como resultado un hombre culto. Vale destacar que los valores están inmersos en el currículo de educación por lo tanto una educación integral ayuda a la formación integral del estudiante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario