viernes, 18 de noviembre de 2016

Un recuerdo del Aye Aye



       Aún recuerdo mi primera impresión cuando vi en un documental, a un animal muy peculiar, un primate conocido como Aye- Aye. Dicho ejemplar solo es ubicado en Madagascar. A pesar de los rasgos, con una apariencia macabra y extraña para algunos, están emparentados con chimpancés, simios y humanos. Otros caracteres, son unos ojos amarillos muy llamativos, es imposible no notar el tamaño grande de estos oculares.  En el rostro lo acompaña unas orejas sensibles e iguales de grandes, beneficiándole durante su caza nocturna en los árboles de la isla. Vale decir, no solo las orejas ayudan a este personaje durante su camino al alimento, que por cierto comúnmente son larvas de insectos. Además, tiene unas uñas largas-puntiagudas, con excepción de los dedos gordos de los pies que son prensiles.

            Estas estructuras son utilizadas para cazar, el modo que emplea el Aye-Aye, es colocar la oreja en los árboles y comenzar a golpear con la punta de las largas-puntiagudas uñas, de esta manera poder escuchar con su sensible aparato de audición, las larvas escondidas debajo de la corteza y con el dedo intermedio captúralos. Proceso muy similar a la ecolocalización. Al instante de encontrar una larva, es cuando utiliza su larga uña para extraer al animal. También, es notable su pelaje de color oscuro, un olfato fino, una cola negra. Evita durante su vida bajar de los árboles.

            De todos estos rasgos fenotípicos, el rostro y las uñas son las primeras características que dan a las personas, entre estos numerosos estudiantes, unas risas momentáneas que luego suelen convertirse en expresiones de extrañeza, asombro y perplejidad. Las segundas cuestiones que sobresalen, son preguntas acerca del dedo intermedio y la relación con el oído, de su vida nocturna en los árboles, su modo de adaptación para sobrevivir y conseguir alimentos. Las mismas preguntas que hice cuando estuve viendo el documental en animal planet, hace unos años.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario