viernes, 8 de mayo de 2015

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury



           Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, ofrece una historia entretenida, intrigante y oscura para aquellos amantes de la lectura, de la reflexión, de los académicos, todo ese conglomerado, de curiosos, de la naturaleza, del espacio, de la vida, del mundo, del universo, de la ciencia. El autor refleja paradójicamente lo que algunas sociedades han mostrado; robotizar al humano, volverlo no pensante, sin curiosidad, atontarlo, en tanto observan los eventos de la historia humana transcurrir en forma inerte.

            Durante la lectura ciertos pasajes recuerdan al conductivismo, aquí se exterioriza una concepción errada hacia el pensamiento de los estudiantes, como cabezas huecas, donde solo se suministraba  y transmitía una cantidad de información, convenientes para las sociedades. Así sin poder comprender sus ideas previas, sin convidarlo para el proceso de aprendizaje significativo. Un ejemplo de ello pp. 39:

            “No considero que sea sociable reunir a un grupo de gente y, después, no dejar que hable. Una hora de clase TV (…). Pero ha de saber que nunca hacemos preguntas (…) nosotros sentados allí durante otras cuatro horas de clase cinematográficas.”



            En este sentido se muestra una visión o perspectiva en cuanto al dominio (entendiendo esto como un mera clasificación) educacional. Uno de los aspectos resaltantes en el trascurso de la historia es que expresa una sociedad utópica, acá en función de los personajes, siendo aquellos que pretenden que esa forma de pensar sea la perfecta y mas idónea para una civilización, (vale destacar que la novela es ficticia por ende es: distopía) donde pensar esta mal (¿A qué recuerda? Dejare al lector reflexionar).
 
            Es valido considerar el magnifico poder de los libros, pueden transcender en la historia de la humanidad, por llevar consigo ideas, sembrar la virtud de la curiosidad y pensamientos complejos. Por ello algunos líderes de sociedades han temido  hasta el punto que han eliminado, destruido y quemado textos con el afán que no se transmitan su contenido, un ejemplo de ello, los Nazis en la famosa quema de libros en 1933 y libros prohibidos en algunos países

No hay comentarios:

Publicar un comentario