domingo, 27 de diciembre de 2015

El hombre fósil de Michael H. Day




El hombre fósil de Michael H. Day

            Un libro antaño, con información valiosa. Es ilustrativo y complementario para aquellas que quieren y necesiten, conocer un poco más a profundidad detalles de la Evolución. Evidentemente, si se quiere avanzar en este mundo de la Biología Evolutiva se debe consultar textos mas actualizados. Sin embargo este libro es útil en ciertos aspectos. 

            De prefacio, el autor señala: “La historia del hombre fósil está incompleta, pero cada año nos aporta nuevas muestras, nuevos métodos de investigación y nuevos conocimientos. Gradualmente se van llenando los vacíos en forma tal, que los cambios en línea evolutiva de la humanidad se pueden ver con mayor claridad.”



            Sabias palabras para dar inicio a un conjunto de preciada información con un fin de divulgación. Hoy en día, se han realizado nuevos descubrimientos, nuevos hallazgos, y, hasta se han propuesta una forma distintiva del modelo evolutivo humano basado en la selección natural.

            El contenido del libro, se detalla en: La radiación de los primates, Extensión de los primates, Eslabones perdidos (EP), Características del Período Pleistoceno, Mamíferos terrestres (MT),  Fosilización del  hueso (FH), Datación (D), La estructura del hombre, Fase Prehumana (FP), Fase Humana inicial (FHI),Fase humana posterior (FHP), Moderna Fase humana (FMH), Proceso de hominización, Aspectos biogeografícas.

 

            En EP, Michael H. Day señala que la palabra más común entre las personas es expresar “El hombre surgió de los monos” (P. 10). Y por supuesto, es notable que opositores a la teoría de la evolución, como algunos creacionistas o fundamentalistas, utilicen esta expresión para defender su posición. Al respecto, considero que es un argumento muy pobre y poco racional. En su efecto, me remito a la respuesta de Huxley: “Prefería tener por abuelo a un miserable simio… que a un hombre que introducía la sorna en una discusión científica rigurosa.” (Brown, 2007, p. 107; Vale advertir que no fueron las palabras exactas).

            En cuanto a los primates modernos, realiza un breve descripción de: Tupaidos, Tarsidos, Lorisidos, Lemuridos, Catirrinos, entre otros. En la estructura de los MT, muestra a Deinotherium, el autor menciona que la gran inestabilidad de las condiciones climáticas en el periodo Pleistoceno, llegó a afectar en gran medida a los mamíferos terrestres de la época.

            En FH, describe la estructura del hueso, su resistencia, la fosilización u mineralización, acá manifiesta: En los suelos húmedos y ácidos la fosilización no se produce y los restos del hueso desaparecen, Los suelos alcalinos húmedos no disuelven los elementos minerales del hueso y la fosilización es posible, En un suelo seco y alcalino producen ligero subfósil, y En un suelos sin aire, húmedo y ácido, como la turba, tiene lugar la completa preservación de huesos y tejidos blandos (p. 33)

            En la parte de D, señala la importancia de la Datación  absoluta, radiactiva, por Potasio-argón y uranio. De igual forma, resalta al estudio de huellas de fisión, son relevantes para identificar la edad de estructuras.  En la Fase Prehumana, denota a los Yacimientos de Taung, El cráneo de Sterkfontein, los hallazgos en Makapansgat, Swartkrans, Kromdraai, Garganta de Olduvai, Lago Natron. En FHI destaca a los fósiles ubicados en Garganta de Olduvai, al Homo hábilis. En  FHP, los pitecantrópidos, El hombre de Java, El hombre de Pekín, El hombre de Heidelberg. Estos son algunos de los fósiles descriptos en el texto. En la misma manera, el autor realiza un esbozo sobre las herramientas manejadas por nuestros ancestros. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario