martes, 1 de septiembre de 2015

Scolopax rusticola: La becada o choca perdiz



           La Scolopax rusticola, conocida como la chocha perdiz, becada, sorda y gallinuela, es una ave muy particular, y con unas notables adaptaciones, como lo son su plumaje color marrón rojizo critico con moteado acentuado de color blanco y negro, un largo y sensible pico y un amplio campo de visión.  De tamaño, largo 30-38 cm, envergadura alar 55-65 cm, peso 225-370 gr. Vale destacar, que es migratoria, se alimenta de invertebrados y las hembras incuban durante un período de 20 a 24 días. 


 
            Esta especie de ave, se distribuye en latitudes medias del Paleártico, abarcando desde las Azores y Canarias, hasta las costas del Pacífico, ubicando zonas de clima templado o boreal de Europa y Asia, durante el inverno se localiza en la región mediterránea y países como: Irán, Afganistán, extremos norte y sur de la India, Birmania, Tailandia, Laos, Vietnam y una gran parte del sureste de China, entre otros, de igual forma,  pasa la invernada en latitudes superiores, en países como Holanda, Alemania, Bélgica y noroeste de Francia (Hidalgo de Trucios y Rocha, 2001).




 
            La becada, presenta unos patrones que son importantes resaltar. Patrones migratorios en consecuencia de la interacción climática (biótico-abiótico) desarrollada, así, al cambio de factores abióticos el Ave debe realizar un desplazamiento hacia otras zonas o regiones del planeta.  En este sentido,  Mendirubu y Arizaga (2010), realizaron un trabajo analizando los patrones de distribución de la becada (Scolopax rusticola) en España (Gipuzkoa), notando que  entre los meses de Noviembre y Diciembre se presentaba más abundancia. Los autores, apuntan un decaimiento o declive de las poblaciones del Paléartico Occiddental, posiblemente repercuta al cambio en el hábitat.

            De igual manera, registraron una correlación con respecto a la lluvia, observaron más abundancia de aves en los días de lluvia (Noviembre y Diciembre), en cambio, en los meses de Enero y Febrero se presento un invierno seco y cálido, esto pudo causar el desplazamiento de la becada, por ende no las lograron o pudieran observar. Por último, suponen que se presentan mayor densidad esos meses por causa de alimento, puesto que las lombrices son fuente fundamental de  nutrientes y durante la lluvia el suelo es más lodoso por lo tanto más sencillo para la becada capturarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario